Los Nueve Mitos Principales Sobre la Intersexualidad

Parte de un artículo de Alice Dreger, PhD

Traducción de Mauro Cabral, B.A. y Nila Marrone, PhD

Mito No. 9: La intersexualidad es extremadamente rara.

Es difícil decir exactamente cuán frecuente es la intersexualidad, porque un "tipo" se confunde imperceptiblemente con el siguiente. En tanto que los tipos "varón" y "mujer" son relativamente comunes, la naturaleza presenta un espectro completo de tipos sexuales y las personas deciden donde debe ser trazada la línea entre "mujer" e "intersex" o "intersex" y "varón". Es
decir, sabemos que cerca de uno en 2000 niños nace con genitales que son
muy confusos para todos los adultos que miran al recién nacido.
Cinco niños con estas características nacen cada día
en los Estados Unidos.

Mito No. 8: Solo los "verdaderos hermafroditas" son realmente personas intersex.

El término "hermafrodita verdadero" es un término
victoriano feo inventado en un esfuerzo por que la intersexualidad se esfume.
El término "hermafroditismo verdadero", que suena
sofisticado y especial, se refiere simplemente a la condición en la cual
una persona tiene a la vez tejido ovárico y testicular, sean o no estos
tejidos fisiológicamente funcionales. (Pero
es tonto contar solamente a estas personas como intersex! Su anatomía
interna y externa varía en gran medida y muchos de ellos lucen menos "ambiguos" que otras
personas. Algunos tienen cromosomas XX, otros XY y otros tienen variaciones
del tema. Tengan en mente que nadie tiene dos conjuntos completos de órganos
sexuales, como algunas personas imaginan erróneamente. En la práctica,
el término "intersex" es utilizado para referirse a cualquiera que haya nacido con una anatomía
diferente a la que, "LOS EN CONTROL", definen como "varón estándar" o "mujer estándar".

Mito No. 7: Si eres transexual, entonces eres intersexual.

Este mito proviene
de una alocada noción cultural que tu identidad tiene que encontrar sus
bases en tu anatomía. Las personas transexuales a veces son personas que
han nacido intersexuales, pero mucho más frecuentemente son personas que
nacieron con anatomía "masculina" o "femenina" estándar.
La definición comunmente aceptable es que las personas transexuales son
aquellas a las que se les asignó un género que no funciona
para ellas.

Mito No. 6: ISNA aboga por no hacer nada o criar a
los niños intersex en un tercer género.


(Lo
sentimos mucho, pero nosotros no le hacemos guerra al género! )Cómo podríamos decidir
quién podría contar como "tercer género". )Cómo
decidiríamos dónde termina la categoría de varón
y comienza la de intersex o viceversa? Lo importante es que estamos tratando
de hacer del mundo un lugar más seguro para los niños intersex
y no creemos que marcándolos como de una categoría de género
que esencialmente no existe los ayude. La ISNA reconoce que puede ser sumamente
difícil ser intersex o tener un niño intersex. Es por eso
que nosotros no abogamos por "no hacer nada".
Por lo que luchamos por proporcionar a los padres de bebés intersex (y,
después de un tiempo, a los mismos niños intersex) con información
honesta y adecuada sobre la intersexualidad, ayuda sicológica por parte
de profesionales que no sean génerofóbicos, ayuda médica
para cualquier problema médico real y especialmente apoyo de pares .
Los investigadores han descubierto que, sea cual fuera la condición Bser gay, lidiar con una enfermedad seria-
el apoyo de pares, incluso el informal, salva familias y vidas.

La ISNA cree
que los niños y los adultos intersex no deben ser sometidos a cirugías
diseñadas para "hacer que los genitales se vean normales", sin contar con su propio consentimiento
(piense sobre esto: querría Ud. que sus padres
tomaran decisiones irreversibles sobre su sexualidad?) Algunas personas
piensan que la cirugía es la única respuesta médica a la
intersexualidad. (No es así! Todo
el mundo está de acuerdo con que la intersexualidad es un asunto sicosocial.
Entonces, ¿por qué no tratarla ante todo y primordialmente como
un asunto sicosocial?

Mito No.
5: No se puede criar a un niño intersex como niño o niña
sin cirugía.

¡Claro que se puede! ¿Cuando alguien me
pregunta si mi bebé es niño o niña, tengo que mostrarles
sus genitales para contestar la pregunta? No, les digo: AEs un niño". Para
asignar género a un niño, le ponemos la etiqueta de "niño" o "niña" y los dejamos que floten en la corriente genérica de
nuestra cultura (que admitimos es a veces problemática).

¿Cómo deberíamos decidir qué género
asignar a nuestro bebé intersex? Los doctores y los padres deberían
considerar los genitales y la fisiología del niño, y usando la
mejor información y conocimiento sobre las diversas condiciones de intersexualidad
y sobre nuestra cultura, decidir qué género es más probable
que escoja el niño cuando crezca. Claro que esto requiere que se
reconozca que el niño podría expresar un género diferente
en el futuro, pero aún con cirugía, muchos niños intersexuados
cambian de género más adelante. Además, esa también
es una posibilidad en niños que no nacen intersexuados.

Mito No. 4: Las cirugías hacen genitales que
lucen normales.

Esto sencillamente
no es verdad para la vasta mayoría de los casos. La cirugía es
buena para quitar estructuras pero mucho menos útil para la creación
de estructuras. La ISNA cree que se debe emplear cirugía médicamente
necesaria solamente cuando la salud de un niño o de un adulto está
en peligro. Pero las cirugías Acosméticas" diseñadas para hacer que los
genitales se vean "normales" no son médicamente necesarias.
¡Los genitales intersex no están enfermos! Solo se ven diferentes.

Mito No. 3: Una vez que las cirugías sean
mejores, no tendremos que preocuparnos por la intersexualidad.

¿Se debe arriesgar el funcionamiento sexual futuro
de un bebe, e incluso su vida, solo porque sus genitales nos obligan a darnos
cuenta que el género y el sexo no son simplemente dicotómicos?
¿Quién es usted para decidir si él/ella no podría
ser feliz con los genitales que nació? Asímismo, tenga en mente
que las cirugías diseñadas para Acorregir" los genitales
intersex llevan el mensaje que la intersexualidad es avergonzante y mala. Nosotros
no creemos que la intersexualidad sea avergonzante ni mala.

Mito No. 2: Las cirugías cosméticas
"correctivas" hacen que padres y madres se olviden
de que su hijo nació diferente y evitan toda su confusión, vergüenza,
culpa y miedo.

Esto podría funcionar si la cirugía
realizada fuera una lobotomía a los padres. La cirugía "normalizadora" solo da a los padres este mensaje:
su hijo es un monstruo, tenemos que corregirlo, no hable con nadie de esto porque
es una condición realmente atemorizante, avergonzante.

No hay duda que los padres con los que he hablado cuyos
hijos tienen cirugías "normalizadoras" siguen aún
con toda la confusión, vergüenza, culpa y miedo después
de la cirugía. Algunos se sienten peor que antes. Otros tienen
ahora hijos con problemas médicos. Otros han terminado con más
culpa después de descubrir que arriesgaron la función sexual y
fertilidad de sus hijos/as. Muchos expresan su preocupación de que más
tarde sus hijos los acusen de no haberlos aceptado tal como eran.

Mito No. 1: Es muy poco lo que puedo hacer para transformar
el mundo en un lugar seguro para las familias que lidian con la intersexualidad.

¿Qué? ¿Usted duda del poder de los afiliados
a PFLAG de cambiar el mundo? Una de las cosas más importantes que han
realizado las personas intersex es su salida del closet al declarar públicamente
que no están avergonzadas de quienes son. Usted puede ayudar a incrementar
la visibilidad de las personas intersex y concientizar a la gente sobre prácticas
médicas dañinas, basadas en la vergüenza, el secretismo y
la cirugía plástica genital mutiladora. Para quienes estén
comenzando, que miren en su reunión de PFLAG
el video AIntersexualidad: Redefiniendo el Sexo". La
Sociedad Intersex ofrece ahora un descuento del 40%; los afiliados a PFLAG pueden
comprar el video precio rebajado de $50 a $30 en www.isna.org. Anime a
sus terapeutas locales a asistir a la proyección o a comprar su propia
copia.

Alice
Dreger, historiadora y filósofa ética, es profesora en el Centro
de Etica y Humanidades de la Universidad Estatal de Michigan. También
es miembro de la junta directiva de la Sociedad Intersex de Norte América.